lunes, 19 de enero de 2009

Tilo, a contraluz

Hace tiempo me suscribí a una página web de aficionados a la fotografía. La mecánica consiste en enviar fotos y el resto de los usuarios las comentan. Y eso hice.
Envié una foto hermana de la que estás viendo. Un contraluz de las hojas de un tilo (sí, el de la tila, la infusión). Como puedes imaginar estaban en una zona oscura del árbol, y los resquicios de cielo estaban quemados, como no podía ser de otra manera (la diferencia de luz era enorme). Los comentarios iban en la dirección de que había que evitar esas zonas blancas (cuestión imposible si se tiene un poco de idea de como funciona una cámara fotográfica). Así que eso me desanimó y no he vuelto a enviarles fotos.

Tratamiento fotográfico: ya no me acuerdo. Seguro que primero he reducido la imagen al tamaño de publicación, y después la he puesto el marco verde y la he retocado. En general, si los retoques se hacen primero sobre la imagen grande después al reducirla hay que volver a repetir para que salga lo que queremos.

Panasonic Lumix FZ8, 1/100, f2.8, ISO 100, 37mm, sin flash, macro, a pulso.

4 comentarios:

Curro Armenio dijo...

La foto es estupenda. No hagas mucho caso de tiquismiquis técnicos. Me parece que lo importante es la expresión, la fuerza comunicativa. Y cada caso requiere un tratamiento diferente. Las zonas blancas creo que refuerzan la sensación de contraluz brutal, que es la esencia de tu foto, y subrayan por contraste la textura de las hojas.

Erelea dijo...

Gracias Curro por tus ánimos.

Nos estamos contaminando. Tu te vuelves un crítico fotográfico y yo un crítico literario.
Un saludo

Erna Ehlert dijo...

Estoy de acuerdo con Curro,

Las fotos hay que sentir las con nuestra forma de ser y de ver las cosas.
Solamente técnica fría no me convence aunque sea con resultados perfectos.
Lo suyo es mostrar lo que nos gusta.

Un saludo

Pi dijo...

que bonita!!!!