viernes, 16 de septiembre de 2011

Nocturna sin luna

Con el mismo fondo que la foto de hace cuatro entradas aquí tengo otra foto pero ahora nocturna. Por fin tengo una cámara que me deja tiempos de exposición mayores de 30 segundos, y eso hay que aprovecharlo. Además el día de la foto no había luna. La luna da muchisima luz. Parece exagerado decirlo así, pero es cierto.

He elegido un ISO bajo precisamente para que el tiempo de exposición fuera largo y que las estrellas dejaran un rastro razonablemente largo. Esto me ha llevado a seis minutos y pico. En otros sitios con estos tiempos tan largos la contaminación lumínica estropearía la foto, pero en Tierra de Campos "solo se estropea" la pequeña franja del horizonte.

Canon 60D + 15-85 mm f3.5-5.6 IS USM EF-S
385 segundos, f3.5, ISO 400, 24mm equivalentes, trípode.

2 comentarios:

Curro Armenio dijo...

La franja del horizonte hace más enigmática la foto.
Lo que hubieran dado Copérnico o Galileo por ver una foto como esta.
(¿No será la rotación de la Tierra, -dale que te pego dale que te pego- la que nos tenga tan desnortados?).

Erelea dijo...

A Copérnico y a Galileo no se les hubiera "estropeado" el horizonte.

Si en el encuadre me hubiera entrado la estrella Polar veríamos que el norte está en su sitio, pero hay otras tropecientas estrellas que no están quietas. Pienso que en estos tiempos es el exceso de información el que nos tiene desnortados, y en vez de fijarnos en la polar solo vemos las estrellas más brillantes, que serán muy llamativos, pero no sirven para orientarse.
Y dicho esto "tan bonito", a mi no me preguntes donde está el Norte, que tampoco lo tengo nada claro.