viernes, 6 de agosto de 2010

La noche y el día

La noche.
Que haya una avería y se apaguen las farolas se puede considerar una faena o una bendición. Yo lo considero una bendición, y seguro que el amigo Frikosal también.

Anoche nos quedamos sin luz pública en el pueblo donde paso el verano. Mi vecino, el Sr. Pablo, con la mejor intención, encendió las luces de su puerta, pero !hay¡, eso desbarataba mi plan: sacar el cielo nocturno a la vez que las casas. Se lo comenté y muy amablemente accedió a apagar sus luces, y yo se lo agradezco infinito. Las luces de las calles nos facilitan la vida pero nos esconden el cielo, y conociendo el cielo yo prefiero el cielo estrellado a la luz de las calles. Por lo menos en verano, que hace relativamente bueno y apetece pasear.

Además del cielo, con la vía láctea a la izquierda, (30 segundos de exposición) yo quería que salieran las casas, por eso añadí el flash. La imagen se completa con dos vecinos que se cruzan de improviso con linternas en la mano.

A ver si hay "suerte" y esta noche continúa la avería.

El día.
Para contrastar la misma imagen diurna, desde prácticamente el mismo sitio.
La noche
Fujifilm Finepix S100FS, 30segundos, f2.8, ISO800, 28mm, trípode, control manual.

El día
Fujifilm Finepix S100FS, 1/500, f5.6, ISO100, 28mm, a pulso.

4 comentarios:

Curro Armenio dijo...

¡Qué fantástico cielo!

Enhorabuena.

Erelea dijo...

Bueno, las rayas de las constelaciones las he añadido yo, pero lo demás estaba allí ello solo.

Gracias Curro.

Recuerdos perdidos dijo...

Bonito cielo.

Erelea dijo...

Gracias Carmela.
¡Bienvenida!