jueves, 17 de enero de 2008

Preferida

Esta es una de mis fotos favoritas.
La hice una noche de verano posando la cámara en el suelo para conseguir estabilidad y un encuadre que favoreciera al animal.
En esta foto, como en la mayoría de las que interviene un ser vivo, influye la suerte de que el bicho pose correctamente, o que nosotros acertemos con el momento de pulsar el botón del obturador.
Las mantis, cuando están incómodas por algo, tienden a quedarse quietas para reaccionar atacando si se ven amenazadas.
Eso es básico en esta foto, ya que la velocidad de disparo de la foto tenía que ser muy baja para aprovechar la luz de la farola que está justo encima.

Canon PowerShot A70, 1.3 s, f4, ISO60, macro

1 comentario:

clickfotoblog dijo...

me gusta mucho esta foto, en parte tiene su dificultad,

las mantis tienen algo misterioso